Archive for Facebook

4 questions of Internet.org as Internet for the poor

This post was originally published in ICTWorks

Approximately 80% of the world’s population lives in areas already covered by 2G or 3G networks. The coverage is mostly urban, with the basic infrastructure already constructed by mobile service providers. So in these locations, the main obstacle to Internet access is not being able to afford it.

As a solution, Facebook launched its Internet.org initiative in 2013, with the goal of providing “free Internet access” for the two thirds of the world who do not have it. By partnering with local telecommunications providers and hardware makers in the developing world, people who cannot afford a data plan will have access to a certain number of applications (depending on the country).

This practice is called “Zero Rating” or “sponsored data”, where carriers and services subsidize access to some products. The project has been launched in Tanzania, Kenya, Colombia, Ghana, India, Philippines, Guatemala and Indonesia. But recently in India, several telecommunication firms withdrew from the deal because of complaints that the project threatens the principle of network neutrality.

Can Facebook claim to be giving free Internet access, but only to a few applications?

Internet_App_India

In its defense, Mark Zuckerberg claimed there is no conflict between increasing connectivity and network neutrality. But India’s Save The Internet Coalition wrote in the Hindustan Times that Internet.org is “Zuckerberg’s ambitious project to confuse hundreds of millions of emerging market users into thinking that Facebook and the Internet are one and the same.”

Not all connections were created equal

On one end, Zuckerberg argues that “something is better than nothing” and says that this limited access will incentivize users to purchase a full data plan. One of ICT4D’s main goals is indeed access; leveling the information playing field. Nonetheless, by selling Internet.org as “universal access” to the Internet, many will jump at the chance of not paying for a data plan, and we can assume most of them will be the world’s poorest.

According to Mark Graham from the Oxford Internet Institute, bridging the digital gap is not only about connectivity, but about what the Internet is being used for. Yet by providing free access to the two thirds of the population who don’t have Internet yet, Facebook positions itself as their main access gate to the web, certainly conflicting with the principle of network neutrality.

Even the sharing of external content is limited, since users cannot click on links to external web sites. He is therefore creating a parallel internet: the internet of the poor vs the actual one.

Even before the project, Facebook is already gaining ground as the Internet’s front door. In 2012, think tank LIRNEasiafound that 11% of Indonesians who said they used Facebook also said they did not use the internet. In Nigeria, 9% of Facebook users said they do not use the Internet. Even Sheryl Sandberg admits that there are Facebook users who don’t know they are on the Internet, and that in some people walk into phone stores and say “I want Facebook”.

Facebook claims that it itself is a catalyst for economic development. A Deloitte report commissioned by the company claims that the social network was responsible for $227 billion in global economic impact, and 4.5 million jobs in 2014. But according to the Wall Street Journal, independent economists said the study used questionable assumptions. “The results are meaningless,” Stanford economist Roger Noll said in an email. “Facebook is an effect, not a cause, of the growth of Internet access and use.”

Bringing connectivity to everyone

drone-baloons

Nonetheless, the zero rating partnerships are only part of Internet.org’s strategy. For 20% of the world’s population the basic network infrastructure has yet to be built. Internet.org’s Connectivity Lab is trying to create alternative means of connection, including high-altitude drones, which have already been successfully tested. Google’s Project Loon is their competition for the disconnected world population. The project aims to reach rural and remote areas via balloons.

4 Questions for ICT practitioners

  1. Is it a monopoly? To incentivize local economy, local start ups to be accessible. Closed-internet projects such as these tilt the balance against small local initiatives. Any venture that is currently creating apps of web-based services will be cut off from their target audiences. In an interview with Colombian paper “El Tiempo,” internet.org’s vice-president Chris Daniels said the selection for the included aps comes from a discussion between Facebook, the mobile provider and the local government. “We determine which ones are more useful and are more likely to improve lives.” They say they are open to include more, but the process one would have to follow to get there remains ambiguous.
  2. Is it philanthropy? Zuckerberg visited Colombia in January where the project launched in South America. For now, the service is available to customers of Tigo (the biggest mobile service provider) even if they do not have a data plan. Tigo is aggressively using it in its advertising to lure customers away from other mobile service providers.
  3. Is it equitable? As ICT practitioners, it is important to ensure that the voice of civil society in developing nations is heard, especially since regulation has not caught up with the technologies that are already well within borders. India raised its voice, but the initiative has been going on since 2013. It continued to go through Indonesia even after India. Either people do not understand what it means, or they could easily be confused by the project’s name and promises.
  4. Is it the best option? It is important to see what other alternatives could be found to improve connectivity. Letting American internet giants in charge of connectivity is not only risky, but almost imperialistic. There is always that to content with when talking about aid in development. Does the end justify the means?

Update: Facebook has introduced the Internet.org Platform, an open program for developers to easily create services that integrate with Internet.org. They are also giving people more choice over the free basic services they can use.

 

Internet pobre para los pobres

Originalmente publicado en elespectador.com

La competencia de los gigantes de Internet por llegar a los que aún no están conectados.

En enero de este año Colombia recibió la visita de CEO y fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, para inaugurar su proyecto Internet.org en América Latina. El servicio, que por ahora está limitado a los usuarios de Tigo, permitirá acceso gratuito a Facebook y otras cuantas aplicaciones (depende del país) escogidas por ellos. Tuvo algunas críticas, pero por ahora en nuestro país, el proyecto sigue en pie.

Por otro lado, esta semana en la India se armó un escándalo en contra de la iniciativa. Los argumentos son varias pero se enfocan en 1. Facebook no equivale al Internet y 2. Se viola el principio de neutralidad de la red (explicación más adelante). A raíz de esto varios de los proveedores de telecomunicación asociados al proyecto se echaron para atrás.

En un editorial en el Hindustan Times de la India, la Coalición para Salvar el Internet lo denominó como “el ambicioso proyecto de Zuckerberg para confundir a millones de usuarios de mercados emergentes, al hacerles creer que Facebook y el Internet son la misma cosa”.

El Centro de Investigación LIRNEasia encontró en el 2012 que muchos usuarios de teléfonos móviles en la ‘base de la pirámide’ en Indonesia dijeron que no usaban el Internet. Pero al preguntarles por Facebook, decían usarlo seguido. Lo mismo se encontró en África, donde más gente responde que usa Facebook que el Internet, lo cual es físicamente imposible. Es decir que en la percepción, Facebook es el Internet.

Los argumentos a favor y en contra de la iniciativa también aplican en Colombia, y creo que es importante mirar a otros países emergentes que se puedan relacionar con el nuestro en términos de conectividad, desarrollo y política pública.

No todas las conexiones son iguales

La primera crítica al proyecto es que Zuckerberg está creando un Internet chiquito, limitado y con el fin expandir la base de usuarios de Facebook para tener cómo monetizarlos. Él no contradice esto, pero argumenta que “algo de conexión es mejor que nada” y que al ver lo importante de la red, estos usuarios eventualmente pasarán a pagar por datos.

Pero según Mark Graham del Instituto de Internet de la Universidad de Oxford, para cerrar la brecha digital no es sólo importante la penetración y el acceso, sino el uso que le de la gente. Al proveer la opción de Internet gratis se puede asumir que la gente la tomará y que la mayoría de estos usuarios serán de escasos recursos. Esto creará un Internet paralelo: el de los que tienen plata y el de los que no.

Hasta ahora pensamos en el Internet como un beneficio absoluto que trae consigo la equidad y el acceso a la información. La mayor parte de la investigación social hecha sobre el tema contradice la teoría. Al paso que vamos el grueso de la información en Wikipedia sobre los países en desarrollo ha sido escrita por norteamericanos y europeos. Por ende, a pesar de tener el acceso no estamos colaborando al mismo nivel y, por el contrario, muy pocas compañías internacionales se llevan la mayoría del tráfico derivado de la creación y circulación de la información que consumimos.

¿Qué es la neutralidad en la red?

La idea comenzó con la Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos (FCC, por sus siglas en inglés), la cual considera el Internet como un servicio público básico. Bajo este principio, la ‘neutralidad en la red’ es un conjunto de reglas creadas por la FCC en 2010 para prevenir que los proveedores de los servicios de Internet realicen cambios en la velocidad para favorecer a algunos sitios o bloqueen el acceso a algunas páginas legales. (Ver: ‘6 claves para entender la neutralidad de la red‘).

En el mundo se discute este principio, que tiene como objetivo el asegurar la libre competencia en el mercado en línea. La premisa es que los dueños de los cables que transmiten el Internet, generalmente las grandes empresas de telecomunicación, no puedan discriminar a un servicio en línea por encima del otro.

Al decidir la alianza con Facebook, Tigo está, en teoría, violando este principio. Al presentarle a sus usuarios una alternativa gratis, lo más seguro es que la tomen. Pero eso haría que la entrada de la gente que utiliza Internet.org sea manejada, curada y decidida por Facebook. Si uno opta por esta opción, no puede navegar por afuera de las aplicaciones, incluyendo Google, por ejemplo, o algún link a un medio de comunicación que haya puesto un amigo.

Según una entrevista de El Tiempo a Chris Daniels, Vicepresidente encargado de Internet.org, las aplicaciones que forman parte del conjunto surgen de una discusión entre Facebook, el operador y el gobierno. “Se determina cuáles son más útiles y cuáles van a mejorar más su vida. Estamos abiertos y siempre estamos discutiendo qué nuevas aplicaciones pueden formar parte de Internet.org”. Pero por ahora no se ve por ningún lado qué proceso hay que seguir si se quiere ser incluido en el portafolio de aplicaciones.

A conectar a los que faltan

En realidad el mayor problema de Zuckerberg ha sido el nombre de su proyecto. Si hubiera dicho que iba a proporcionar algunos servicios gratis para los usuarios más pobres, que se llamara Facebook.org, no hubiera levantado tanta crítica.

Ya hay varias iniciativas que están tomando otras entidades del sector privado para intentar traer el Internet hasta las áreas más remotas del mundo. Project Loon de Google piensa conectar a la gente por medio de globos. El mismo Facebook también compró una fábrica de drones con el mismo propósito. Sea lo que sea, la única forma de expandirse para estos gigantes es competir por la población que aún no se conecta.

Un cruel e involuntario algoritmo

Me tocó por fin ponerme a ver el SlideShow de mi año.

“Este año ha sido fabuloso. Gracias por haber formado parte de él”. ¡Mi año! ¡Resumido! Lo vi pero no lo quise compartir. Y eso es por qué no quise mirar el de nadie más… Esto es sólo otra forma de comparase con los demás, pero todo resumido. De todas las aplicaciones obsoletas que he visto en Facebook en los diez años que lo he tenido, esta va en la lista de las peores.

El final del año trae una época instrospectiva.  Queremos evaluar cuantas de nuestras metas cumplimos, qué queremos mejorar el próximo año y demás. Pero ya que las redes en general son selectivas en cosas buenas y malas que nosotros mismos hemos resaltado. Tiene poco de introspectivo. SI acaso, es el año que le dijimos a los demás que tuvimos.

Facebook tuvo que pedir perdón al gurú de internet Eric Meyer, cuya hija murió el 12 de junio por causa de cáncer. El algoritmo agarró la foto y la volvió la protagonista de la celebración digital. Aquí una traducción por El Pais del blog que escribió Meyer. 

“¡Eric, así ha sido tu año!”. Una foto de mi hija, que ha muerto. Que murió este año. Sí, mi año tenía ese aspecto. Muy cierto. My año se parece a la ausente cara de mi hijita. (…) Y ya sé, por supuesto, que no es algo deliberado. Este algoritmo involuntario y cruel es el resultado de un código que funciona en la inmensa mayoría de los casos, recordando a la gente lo más maravilloso de sus años, mostrando selfies en una fiesta o una ballena desde un bote de pesca o del puerto en su casa de vacaciones. Pero para los que hemos vivido la muerte de nuestros seres queridos, o hemos pasado mucho tiempo en el hospital, o hemos vivido un divorcio o perdido el trabajo o vivido cualquier crisis, puede ser que no queramos mirar de nuevo este año”.

En mi caso, los primeros cuatro meses del año estuve un poco en crisis existencial antes de encontrar trabajo e intentando re-adaptarme a la ciudad de mi infancia. Todo el proceso fue abrumador: he vivido en muchos sitios pero no hay como el sentirse tan fuera de lugar en la ciudad que se supone que debería sentirse propia. Pero según Facebook, esos meses fueron no existentes.La presentación saltó directamente de Navidad a el mundial de fútbol. Nadie quiere publicar cosas como “ando perdido” o “me hace falta mis amigos” o “¡wooow que desocupe!” Al final de cuentas, por lo menos para mi, Facebook no está muy lejos de LinkedIn. Tengo a la gente que trabajó conmigo, que hizo la maestría conmigo… No me hace sonar bien, y por ende no ayudaba al proceso de búsqueda.

Entonces nuestras vidas digitales se ven resumidas no sólo a lo que se ve, si no lo que no se ve. Siempre noto cómo la gente borra todas las fotos de ellos con sus exes cuando terminan… Borrando toda huella de la existencia de la relación. También me pregunto si Facebook incluye en eso cosas borradas. Lo más seguro es que no.

Lógicamente estas cosas van a pasar siempre que se utilice un algoritmo para todos los casos; aunque nuestro amigo Jason Larnier prediga unos algoritmos que hayan aprendido tanto de los humanos que puedan reemplazarnos completamente, esta ocurrencia demuestra lo lejos que nos encontramos todavía. La empatía y la discreción son cosas tan contextuales que todavía no sabemos cómo podrán los algoritmos entenderlas por completo. Existe el “sentiment analysis,” y si Facebook se hubiera puesto en la tarea de utilizar algo por el estilo podrían identificar el sentimiento de pérdida que venía asociada a la foto de la hija de Meyer.

Facebook va a empezar a cobrar, y ya era hora

Lo que sabíamos que iba a pasar, bueno, ya llegó por fin. Los que trabajamos en esto ya nos habíamos dado cuenta: El alcance orgánico en Facebook ya ha disminuido en la mayoría de las marcas. Pero en enero, Facebook planea hacer un cambio aún más sustancial a su algoritmo (es decir dejara de usar EdgeRank), disminuyendo significativamente el alcance orgánico para cualquier contenido de Facebook que se considere promoción. Si parece un anuncio, será necesario pagar para que el contenido aparezca en el “news feed” de sus seguidores. 

Facebook informa que un promedio de 1.500 historias se generan cada vez que alguien abre su cuenta. De ellos, sólo aparece un promedio de 300 a la vez. Su algoritmo es el factor decisivo en cuanto a qué historias ves. Los filtros se basan en factores relativos a lo que cada usuario le gusta, sus clics, artículos en los que han comentado, etc.

Recientemente, a través de una encuesta,  Facebook encontró que los usuarios querían ver más historias de amigos y las páginas que les interesan, y menos contenido promocional. Esto, sin embargo, no hablaba solamente de anuncios. Esto significaba mensajes que intentaban venderles cosas de las páginas que ya seguían.  Así que en respuesta a esto, Facebook ha alterado su algoritmo para filtrar las “publicaciones excesivamente promocionales.”

La pregunta que nos estamos haciendo todos es como van a hacer para decidir que es promocional, y que no. Los que trabajamos como proveedores de contenido, sea una publicación, un blog o televisión, tenemos valor agregado que ofrecerle a nuestros seguidores. Pero… una aerolínea? De qué podría hablar EasyJet si no es de sus promociones?  Esto es excelente desde el punto de vista de UX (experiencia del usuario) pero para los negocios, varias cosas van a cambiar.

1. Se acabó la dicha: Negocios ya tendrán que ver la importancia de las redes y dejar de verlo como algo extra, y gratis. Hay que tener presupuesto para redes, punto.

2. Hay que dar valor agregado: Esto la verdad aplica tanto a la publicidad tradicional como en social, pero es importante recordar que hay dar una razon para que el contenido no sea etiquetado como publicitario por Facebook. Mas nos vale que en vez de un “compre” haya un video interesante, un dato curioso o un infográfico.

3. La creatividad paga: Logra un buen post orgánico, o paga por uno publicitario. Ambos cuestan, pero uno seguramente funcionara mejor que el otro. Facebook lógicamente quiere ganar mas dinero, pero también la idea es mejorar la experiencia de sus usuarios. El buen contenido cuesta, pero se esta volviendo la unica opción.

4. Conoce a tu público: Contenido y publicidad han tenido una tensión eterna, desde la época principiante de la prensa escrita. Pero ahora mas que nunca es importante mirar los números y darse cuenta a que le va mejor. Hay que pensar en las redes como una forma de mantener a tu red, o “network” en vez de clientes potenciales. Si son “fans” de tu marca, tienes que mantenerlos, no bombardearlos con mas publicidad. Para eso esta la publicidad paga, y eso parece que seguirá igual.

5. Optimiza: Es hora de pararle muchas mas bolas a lo que escribes en Facebook. No mas pendejadas ni ruido… Es hora de mirar muy bien las metricas y planear todo mucho mas. La competencia aumento, a darse garra.