Archive for Internet

4 questions of Internet.org as Internet for the poor

This post was originally published in ICTWorks

Approximately 80% of the world’s population lives in areas already covered by 2G or 3G networks. The coverage is mostly urban, with the basic infrastructure already constructed by mobile service providers. So in these locations, the main obstacle to Internet access is not being able to afford it.

As a solution, Facebook launched its Internet.org initiative in 2013, with the goal of providing “free Internet access” for the two thirds of the world who do not have it. By partnering with local telecommunications providers and hardware makers in the developing world, people who cannot afford a data plan will have access to a certain number of applications (depending on the country).

This practice is called “Zero Rating” or “sponsored data”, where carriers and services subsidize access to some products. The project has been launched in Tanzania, Kenya, Colombia, Ghana, India, Philippines, Guatemala and Indonesia. But recently in India, several telecommunication firms withdrew from the deal because of complaints that the project threatens the principle of network neutrality.

Can Facebook claim to be giving free Internet access, but only to a few applications?

Internet_App_India

In its defense, Mark Zuckerberg claimed there is no conflict between increasing connectivity and network neutrality. But India’s Save The Internet Coalition wrote in the Hindustan Times that Internet.org is “Zuckerberg’s ambitious project to confuse hundreds of millions of emerging market users into thinking that Facebook and the Internet are one and the same.”

Not all connections were created equal

On one end, Zuckerberg argues that “something is better than nothing” and says that this limited access will incentivize users to purchase a full data plan. One of ICT4D’s main goals is indeed access; leveling the information playing field. Nonetheless, by selling Internet.org as “universal access” to the Internet, many will jump at the chance of not paying for a data plan, and we can assume most of them will be the world’s poorest.

According to Mark Graham from the Oxford Internet Institute, bridging the digital gap is not only about connectivity, but about what the Internet is being used for. Yet by providing free access to the two thirds of the population who don’t have Internet yet, Facebook positions itself as their main access gate to the web, certainly conflicting with the principle of network neutrality.

Even the sharing of external content is limited, since users cannot click on links to external web sites. He is therefore creating a parallel internet: the internet of the poor vs the actual one.

Even before the project, Facebook is already gaining ground as the Internet’s front door. In 2012, think tank LIRNEasiafound that 11% of Indonesians who said they used Facebook also said they did not use the internet. In Nigeria, 9% of Facebook users said they do not use the Internet. Even Sheryl Sandberg admits that there are Facebook users who don’t know they are on the Internet, and that in some people walk into phone stores and say “I want Facebook”.

Facebook claims that it itself is a catalyst for economic development. A Deloitte report commissioned by the company claims that the social network was responsible for $227 billion in global economic impact, and 4.5 million jobs in 2014. But according to the Wall Street Journal, independent economists said the study used questionable assumptions. “The results are meaningless,” Stanford economist Roger Noll said in an email. “Facebook is an effect, not a cause, of the growth of Internet access and use.”

Bringing connectivity to everyone

drone-baloons

Nonetheless, the zero rating partnerships are only part of Internet.org’s strategy. For 20% of the world’s population the basic network infrastructure has yet to be built. Internet.org’s Connectivity Lab is trying to create alternative means of connection, including high-altitude drones, which have already been successfully tested. Google’s Project Loon is their competition for the disconnected world population. The project aims to reach rural and remote areas via balloons.

4 Questions for ICT practitioners

  1. Is it a monopoly? To incentivize local economy, local start ups to be accessible. Closed-internet projects such as these tilt the balance against small local initiatives. Any venture that is currently creating apps of web-based services will be cut off from their target audiences. In an interview with Colombian paper “El Tiempo,” internet.org’s vice-president Chris Daniels said the selection for the included aps comes from a discussion between Facebook, the mobile provider and the local government. “We determine which ones are more useful and are more likely to improve lives.” They say they are open to include more, but the process one would have to follow to get there remains ambiguous.
  2. Is it philanthropy? Zuckerberg visited Colombia in January where the project launched in South America. For now, the service is available to customers of Tigo (the biggest mobile service provider) even if they do not have a data plan. Tigo is aggressively using it in its advertising to lure customers away from other mobile service providers.
  3. Is it equitable? As ICT practitioners, it is important to ensure that the voice of civil society in developing nations is heard, especially since regulation has not caught up with the technologies that are already well within borders. India raised its voice, but the initiative has been going on since 2013. It continued to go through Indonesia even after India. Either people do not understand what it means, or they could easily be confused by the project’s name and promises.
  4. Is it the best option? It is important to see what other alternatives could be found to improve connectivity. Letting American internet giants in charge of connectivity is not only risky, but almost imperialistic. There is always that to content with when talking about aid in development. Does the end justify the means?

Update: Facebook has introduced the Internet.org Platform, an open program for developers to easily create services that integrate with Internet.org. They are also giving people more choice over the free basic services they can use.

 

Internet pobre para los pobres

Originalmente publicado en elespectador.com

La competencia de los gigantes de Internet por llegar a los que aún no están conectados.

En enero de este año Colombia recibió la visita de CEO y fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, para inaugurar su proyecto Internet.org en América Latina. El servicio, que por ahora está limitado a los usuarios de Tigo, permitirá acceso gratuito a Facebook y otras cuantas aplicaciones (depende del país) escogidas por ellos. Tuvo algunas críticas, pero por ahora en nuestro país, el proyecto sigue en pie.

Por otro lado, esta semana en la India se armó un escándalo en contra de la iniciativa. Los argumentos son varias pero se enfocan en 1. Facebook no equivale al Internet y 2. Se viola el principio de neutralidad de la red (explicación más adelante). A raíz de esto varios de los proveedores de telecomunicación asociados al proyecto se echaron para atrás.

En un editorial en el Hindustan Times de la India, la Coalición para Salvar el Internet lo denominó como “el ambicioso proyecto de Zuckerberg para confundir a millones de usuarios de mercados emergentes, al hacerles creer que Facebook y el Internet son la misma cosa”.

El Centro de Investigación LIRNEasia encontró en el 2012 que muchos usuarios de teléfonos móviles en la ‘base de la pirámide’ en Indonesia dijeron que no usaban el Internet. Pero al preguntarles por Facebook, decían usarlo seguido. Lo mismo se encontró en África, donde más gente responde que usa Facebook que el Internet, lo cual es físicamente imposible. Es decir que en la percepción, Facebook es el Internet.

Los argumentos a favor y en contra de la iniciativa también aplican en Colombia, y creo que es importante mirar a otros países emergentes que se puedan relacionar con el nuestro en términos de conectividad, desarrollo y política pública.

No todas las conexiones son iguales

La primera crítica al proyecto es que Zuckerberg está creando un Internet chiquito, limitado y con el fin expandir la base de usuarios de Facebook para tener cómo monetizarlos. Él no contradice esto, pero argumenta que “algo de conexión es mejor que nada” y que al ver lo importante de la red, estos usuarios eventualmente pasarán a pagar por datos.

Pero según Mark Graham del Instituto de Internet de la Universidad de Oxford, para cerrar la brecha digital no es sólo importante la penetración y el acceso, sino el uso que le de la gente. Al proveer la opción de Internet gratis se puede asumir que la gente la tomará y que la mayoría de estos usuarios serán de escasos recursos. Esto creará un Internet paralelo: el de los que tienen plata y el de los que no.

Hasta ahora pensamos en el Internet como un beneficio absoluto que trae consigo la equidad y el acceso a la información. La mayor parte de la investigación social hecha sobre el tema contradice la teoría. Al paso que vamos el grueso de la información en Wikipedia sobre los países en desarrollo ha sido escrita por norteamericanos y europeos. Por ende, a pesar de tener el acceso no estamos colaborando al mismo nivel y, por el contrario, muy pocas compañías internacionales se llevan la mayoría del tráfico derivado de la creación y circulación de la información que consumimos.

¿Qué es la neutralidad en la red?

La idea comenzó con la Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos (FCC, por sus siglas en inglés), la cual considera el Internet como un servicio público básico. Bajo este principio, la ‘neutralidad en la red’ es un conjunto de reglas creadas por la FCC en 2010 para prevenir que los proveedores de los servicios de Internet realicen cambios en la velocidad para favorecer a algunos sitios o bloqueen el acceso a algunas páginas legales. (Ver: ‘6 claves para entender la neutralidad de la red‘).

En el mundo se discute este principio, que tiene como objetivo el asegurar la libre competencia en el mercado en línea. La premisa es que los dueños de los cables que transmiten el Internet, generalmente las grandes empresas de telecomunicación, no puedan discriminar a un servicio en línea por encima del otro.

Al decidir la alianza con Facebook, Tigo está, en teoría, violando este principio. Al presentarle a sus usuarios una alternativa gratis, lo más seguro es que la tomen. Pero eso haría que la entrada de la gente que utiliza Internet.org sea manejada, curada y decidida por Facebook. Si uno opta por esta opción, no puede navegar por afuera de las aplicaciones, incluyendo Google, por ejemplo, o algún link a un medio de comunicación que haya puesto un amigo.

Según una entrevista de El Tiempo a Chris Daniels, Vicepresidente encargado de Internet.org, las aplicaciones que forman parte del conjunto surgen de una discusión entre Facebook, el operador y el gobierno. “Se determina cuáles son más útiles y cuáles van a mejorar más su vida. Estamos abiertos y siempre estamos discutiendo qué nuevas aplicaciones pueden formar parte de Internet.org”. Pero por ahora no se ve por ningún lado qué proceso hay que seguir si se quiere ser incluido en el portafolio de aplicaciones.

A conectar a los que faltan

En realidad el mayor problema de Zuckerberg ha sido el nombre de su proyecto. Si hubiera dicho que iba a proporcionar algunos servicios gratis para los usuarios más pobres, que se llamara Facebook.org, no hubiera levantado tanta crítica.

Ya hay varias iniciativas que están tomando otras entidades del sector privado para intentar traer el Internet hasta las áreas más remotas del mundo. Project Loon de Google piensa conectar a la gente por medio de globos. El mismo Facebook también compró una fábrica de drones con el mismo propósito. Sea lo que sea, la única forma de expandirse para estos gigantes es competir por la población que aún no se conecta.

Eres la suma de todos tus datos

(Esta columna fue publicada originalmente en ColombiaDigital.net)

La geolocalización, el uso de Uber, el historial del buscador, todos los ‘me gusta’ y clics… En el Instituto de Internet de la Universidad de Oxford aprendí que la red es el paraíso del sociólogo por la misma razón que lo es para el publicista: los extensos datos de todo tipo de gente que se encuentran disponibles, gratis y a profundidad.

La economía de la información (de la cual el Internet es gran parte) utiliza nuestros datos personales como moneda: es el precio por utilizar los sitios web que nos prestan sus servicios gratuitamente”‘. Amazon ya conoce nuestros gustos y el algoritmo de Google los aprende con cada búsqueda que hacemos. Facebook vende nuestra edad y género al mayor comprador. ¿Esa chaqueta que buscaste alguna vez pero no compraste y ahora te persigue por cada sitio al que entras? Sí, intercambiaste tu información por ese servicio. Es parte del acuerdo.

Es tan difícil mantenerse por fuera de este esquema al navegar por Internet que una profesora de Stanford intentó esconder su embarazo de las compañías de mercadeo al no generar ningún tipo de récord electrónico durante nueve meses. Utilizó varios servicios de anonimato y tal fue su comportamiento que terminó en una lista negra por su ‘actividad clandestina’.

“¿Qué pasa cuando los algoritmos comienzan a predecir nuestras acciones futuras?”

Ethan Zuckerman, tecnólogo, fundador del blog Global Voices y profesor de MIT, se culpa a él mismo y a los demás pioneros de la red por este problema arquitectónico del Internet. Al enfocarse en liberar al individuo de los ‘gigantes’ corporativos y gubernamentales, estos académicos rebeldes crearon el Internet con un diseño tan descentralizado que ha resultado casi imposible de regular. ¿El problema? Gracias a esto mismo la prevalente forma de monetizarlo, o una de las únicas, es por medio de la publicidad o vendiendo la información de los usuarios. Eso termina costándole más al individuo y enriqueciendo a las empresas: todo lo contrario al propósito con el que fue concebido.


¿Por qué nos debería importar?

Los académicos y líderes de grandes empresas siguen hablando del abstracto ‘Big Data’ y del efecto que va a tener sobre todas las industrias. Pero lo que implica, es decir el proceso de recolección y las repercusiones de su uso, son difíciles de concretar.

Por el lado bueno, la habilidad de recolectar datos tan precisos crea una experiencia comercial mucho más personalizada para cada uno. Netflix ya sabe cuáles películas me gustan y con eso me dará sugerencias. En un futuro no muy lejano, el Internet de las Cosas permitirá este tipo de personalización en todo: desde almacenes que solo ofrezcan ropa afín con la talla y gusto de cada cliente, hasta la adaptación del termostato de la casa a la temperatura corporal de quien entre.

La preocupación entonces es ¿qué pasa cuando los algoritmos comienzan a predecir nuestras acciones futuras?

La primera realidad para tener en cuenta es que, aunque los algoritmos han progresado bastante, todavía sufren de una inhabilidad para llegar a conclusiones lógicas y contextualizar comportamientos o descifrar sutilezas del lenguaje. Por ejemplo, para mi tesis de maestría busqué y entrevisté a muchos blogueros del oriente medio. Durante los siguientes meses Facebook decidió que estaba interesada en sitios de matrimonios musulmanes y hijabs. Como esta hay muchas historias.

Ya existen varios centros de investigación estudiando los problemas éticos con el uso de los datos personales tales como el Data & Society Institute en Nueva York. Si ya se minan bases de datos para crear perfiles o generalizaciones, ¿qué otro tipo de deducciones están ocurriendo, y en qué industrias? Uno de los ejemplos controversiales en los Estados Unidos es la utilización de datos demográficos (como qué tipo de gente vive en un barrio) para elegir qué crédito bancario ofrecerle al cliente.

¿Qué hacer como emprendedores o consumidores de tecnología?

Por ende, nuestro valor en línea son nuestros datos pero seguimos regalándolos. El futurista y filósofo Jaron Lanier, en su libro “¿Quién es dueño de nuestro futuro?”, propone que si las máquinas aprenden, se pueden ir automatizando. Como vamos, muy poca gente, más que todo en Sillicon Valley, se está enriqueciendo, mientras el resto de nosotros perdemos nuestros trabajos. Ahora, no sé si estoy en total acuerdo con él y su teoría alarmista, pero sí sé el valor comercial que tienen nuestros datos. El perfecto ejemplo es el traductor de Google que se alimenta del contenido de los usuarios, del cual se prevé que eventualmente podrá reemplazar a los traductores humanos de la forma en la que ya estamos reemplazando a las disqueras, productores de música y las casas editoriales.

En este contexto es importante crear una cultura digital ‘humanística’, o centrada en los humanos. No es solo pensar en innovación, sino en innovación que nos beneficie a largo plazo. El emprendimiento nacional es necesario para eso, al igual que legislar para proteger a los consumidores, pero más que todo es tener conciencia sobre qué servicios utilizamos, qué configuraciones de privacidad y concientizarnos sobre el valor de nuestra información personal.

Tenemos que tener en cuenta las consecuencias del uso tecnológico y ser participantes activos de las decisiones que se toman a niveles de las compañías que utilizamos. ¿Tiene sentido que desde Estados Unidos se decida qué hacer con nuestros datos?, ¿deberíamos estar pidiendo más de nuestros legisladores en cuanto al ingreso de compañías extranjeras?

A nivel personal hay varias medidas que se pueden tomar, pero son reaccionarias, incómodas y un poco alarmistas, como las de la profesora de Stanford. Existen varias organizaciones como accessnow.org o el Electronic Frontier Foundation, y aquí en Colombia RedPaTodos, que han recopilado información sobre el tema.

 

 

Colombian man condemned to 18 months of jail time for an online comment

In an unprecedented ruling, Gonzalo Lopez was sentenced to 18 months imprisonment and a fine of 9.5 million pesos (approximately $5000 USD) for making a comment in the online edition of the local newspaper El Pais Cali. The comment went something like this:

“With such a rat like Escalante, even Club Colombia and Comfenalco fired her for misconduct… What can you expect? A thief catching thieves? Bah!”

He was referring to Gloria Lucia Escalante, former Administrative and Human Resources manager of the local utility company. Escalante then sued the anonymous commenter for libel, but the municipal court did not concede her point since there was no way to identify the anonymous commenter. Yet Escalante later provided electronic tracking evidence that pointed to Gonzalo Lopez, plus some other testimonies. Cali’s High Court ruled against the defendant.

The law states that:

Article 220. Libel. The other person that makes dishonorable accusations shall be liable to imprisonment of one (1) to three (3) years and a fine of ten (10) to one thousand (1,000) minimum monthly wages.

Other cases due to online comments

The online publication Pulzo (in Spanish) does a good recap of recent cases around the world in which people were arrested for online comments with different levels of severity. Many have been for direct threats, but more than one has been for “distasteful” opinions. The most recent example of this happened in the UK when a teacher was stabbed to death by a student. Twenty-one-year-old Jake Newsome posted on his Facebook page:

“Personally I’m glad that teacher got stabbed up, feel sorry for the kid… he shoulda pissed on her too”. He got six weeks of prison time.

This is going even further than the Lopez case, given that there was no libel and no physical threat whatsoever; the police arrested and charged Newsome under the 2003 Communications Act with having sent “by means of a public electronic communications network a message or other matter that is grossly offensive or of an indecent, obscene or menacing nature”. Various human rights and free speech organizations, including Index on Censorship, have voiced their concerns over these types of arrests based on outdated laws. Yet at what point does offensive become “grossly offensive” is entirely subjective. Maybe it had to do with the fact that it got shared 2000 times.

The Streissand Effect

The “Streisand effect” is the phenomenon whereby an attempt to hide, remove, or censor a piece of juicy information has the unintended consequence of publicizing it more. The term was coined after what happened when Barbara Streisand sued a tabloid for libel. We can only wonder how much of a Streisand effect the Lopez comment had once he had been sued for it. Escalante is now known at a national level for sending a man to jail for calling her a thief on a news site comments section.

Colombia’s Supreme Court rejected Lopez’s appeal; they sought to set precedent with the case, stating that even though it was a comment, it had extensive reach in social media at “very high levels”, injuring the image and reputation of the plaintiff. Yet of course, it reached those levels because of the suit itself. Lopez originally argued that the comment had only been read and acknowledged by Escalante, but after a prolonged legal battle, the comment became well known throughout the web and traditional media.

Is it right to jail someone for commenting on a news site or a social media site?

There are various issues to consider. First is whether a comment can be considered an accusation, or by default, an opinion. If this ruling had happened earlier in the year, quite a few politicians could have been put in jail for the amount of libellous tweets made during the June presidential election.

Another point is the legitimacy and enforceability of libel law in informal, commenting online spaces. It seems unrealistic to apply the same level of severity from traditional media to the individual comment. What is particularly interesting though, is that in Colombia, libel is considered a criminal and not a civil offense. Giving a year and a half of jail time for such a thing is likely to bring strong repercussions from civil society and freedom of speech activists. If he had said: “my opinion is that she mismanaged money” instead of calling her a thief, would the suit have been dismissed?

We can also not disregard the “tracking” that was done by a private lawyer and not law enforcement to find out his identity. That is an entirely separate Pandora’s box.

In conclusion, if Lopez had said this comment in a bar and someone called the police, they would have disregarded it and told them to go away. There must be some debate in regards to what makes a comment worthy of prosecution. Should libel, harassment, threats, false alarms and disrespectful comments be placed in the same echelon? It is also unrealistic to expect the general public to be as versed on the subject as the lawyers hired by newspapers.

Some could make a case that arrests of people who pirated music did not dissuade the great majority of people from continuing to do so, therefore this could have no effect whatsoever on free speech in Colombia. It does nonetheless bring into discussion the magnitude of the penalty for those who end up prosecuted. Online participation in forums and comments on traditional media sites are already unusually low in the country, and particularly filled with offensiveness and personal attacks. But now, instead of going through the hassle of trying to technically make their comment an “opinion”, Colombians may abstain from commenting at all.

Los robots que remplazan periodistas

Ken Schwencke se despertó el 17 de Marzo a las 6:25 al sentir un temblor. Schwencke, a quien conozco desde nuestros días de estudiantes de periodismo en la Universidad de la Florida, trabaja para el periódico “Los Angeles Times”. Al prender el computador se encontró con el artículo ya escrito: sólo tuvo que hacer click y publicarlo.

Quakebot, creado en el LA Times, es un programa de software que contiene un algoritmo conectado al U.S. Geological Survey. Se activa con temblores de más de cierto impacto. Quakebot está programado para extraer la información necesaria del reporte del USGS e introducirla en un artículo pre-escrito.

El perpetuo miedo de las máquinas apoderándose de trabajos tradicionalmente humanos ha permeado la ciencia ficción casi tanto como los aliens. Sólo hay que pensar en Minority Report, o en The Matrix. En el libro de Jaron Lanier, “Who owns the future?”(A quién pertenece el futuro?) el futurólogo nos explica como al igual que la revolución industrial acabó con muchos trabajos de fabricación y agricultura, la revolución digital acabará no solo con trabajos tradicionales, sino que los automatizará. Larnier dice que solo hay algunas “sirenas” que serán los pocos con todo el poder (ejemplo Google y Facebook) mientras el resto de las personas se quedan sin empleo, obsoletos. Distopía de ciencia ficción absoluta.

Lo estamos empezando a ver ya con los trabajos creativos. La primera industria afectada fue la de la música y el entretenimiento; las casas disqueras como tal, los agentes, etc. se ven rápidamente remplazados por Napster, los DJs amenazados por los algoritmos de Pandora y Spotify, los editores remplazados por Google news, las casas editoriales por Amazon. Pero a decir verdad, hasta ese punto se seguía recolectando datos de usuarios para hacer recomendaciones.  Ya leí que los abogados también están cerca de poder ser reemplazados.

En el caso de los periodistas, el papel de ser los primeros en proveer información,  la “chiva”, ha mutado drásticamente en los pasados veinte años. Ya nadie se entera de algo por medio de un periódico. El rol del periodista pasa de ser reportero a analista, de anunciante a interpretador. En esta entrevista, el profesor Noam Lemelshtrich Latar, del Sammy Ofer School of Communications en Herzliya, Israel, discute como los robots se van a ir apoderando de la parte mas “fácil” de las noticias, y esto logrará que existan “muchos menos periodistas, pero también serán mejores.” Los robots y algoritmos tienen la habilidad de procesar información a altas velocidades, encontrar correlaciones, y encontrar patrones e información a un nivel mucho más alto que los periodistas tradicionales. Esto, según el, mejorará  drásticamente el nivel de periodismo. Pero, el mismo admite, es mucho más barato tener un robot que pagarle a un buen reportero.

Vean la entrevista con del profesor con Wharton:

 

 

 

Geografías del Internet: Por qué los colombianos no contribuimos a Wikipedia?

Hay un desbalance de información. Eso nunca ha sido noticias. Con las mas grandes e importantes universidades situadas en Estados Unidos o Europa, la realidad es que el conocimiento se había concentrado, hasta finales del siglo 20, en donde hubiese quien publicara.

Hoy en día, se va igualando el terreno. Pero como mi profesor en Oxford Mark Graham notó, la inequidad de contribución a la mas importante recopilación de información de este siglo, viene desproporcionadamente de países desarrollados.

Mapa por: Information Geographies del Oxford Internet Institute

Mapa por: Information Geographies del Oxford Internet Institute

Si miramos este mapa hecho por el en pueden verse desigualdades extremas. Por ejemplo, hay muchos mas artículos en Wikipedia sobre Antártica (7,800 hasta la fecha del estudio) que sobre cualquier país en África o Suramérica. En este mapa de la distribución de origen de artículos en Wikipedia, Colombia ni siquiera aparece! No se ve.

No encontrarse en línea es este momento, casi como no encontrase. La información ya no esta en los salones de clase, o en libros: el mundo de los mapas y enciclopedias, como los juegos Olímpicos o el mundial de FIFA, daba representación y oportunidad justa a todos los países y continentes. Pero mientras los jóvenes continúen utilizando Wikipedia como primera referencia para casi todo, sea trabajo o juego, el tener una huella digital semi-existente vuelve en eso el país: semi-existente.

Es importante notar el desbalance, para intentar corregir el hecho. Todo el mundo sabe sobre algo, y no es necesario tener un alto nivel de educación para contribuir sobre temas históricos, sociales o hasta turísticos sobre el país. El conocimiento colectivo es eso, conocimiento popular.  Hay una cultura de contribución que existe en muchos otros países, y me pregunto de que sirve tener una alta penetración de Internet en Colombia si nadie por fuera puede ver que existimos.

Aqui esta la metodologia  del estudio:  El muestreo se hace con Geotagging.